El Sauce Milenario


ÍndiceRegistrarseConectarse


Comparte | 
 

 Borrachera en el Guindilla, pueblo de Alcantarilla.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Tachi
Duende


Cantidad de envíos : 13
Fecha de inscripción : 17/08/2009
Localización : taberna "antonio el guindilla"

MensajeTema: Borrachera en el Guindilla, pueblo de Alcantarilla.   Mar 18 Ago 2009, 10:23

HISTORIA PRIMERA.-



BORRACHERAS EN EL GUINDILLA, EN EL PUEBLO DE ALCANTARILLA

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



Pepe Mula, Antonio Serrano, El negro, Ginés el del banco, y un largo marco de gentes la mar de pintorescas y autóctonas generaban las conocidas peñas de amigos, que haciendo acopio de rincón en usufructo del local, desplegaban sus encantos a diario en ese pabellón del vino, donde cientos de miles de litros de vino de Jumilla, rebosaban en las barrigas de gigantescos barriles amparados unos con otros, así como el serrín de los suelos que doraba el granate del loserío cual corona monárquica, perfilaban un contraste inigualable en el local digno de mención. Así, era a grandes rasgos la archiconocida en toda la provincia, Taberna de Antonio el Guindilla, (al que dios tenga en su gloria), persona ésta la mar de peculiar; ya que parecía hecha a medida para la gerencia de dicho negocio. Bajo, calvo, (como la mano de un mondongo), con gafas siempre caídas, para mirar por encima, claro, y una especie de guardapolvos de color gris, que jamás se separaron el uno del otro. La barra del local era como todo lo que se hacía antiguamente, para que sobrara. Larga y alta, con una innumerable serie de fuentes cargadas de condumios variopintos como muy a mano, para que apeteciese. Antonio el Guindilla, (cuyo restos descansen en paz), era hombre de oratoria continua aunque un tanto destartalada, y sin anunciar sus intervenciones en las tertulias vinateras del local, lo hacía de forma constante dada la confianza y el respeto que se le profesaba. Recuerdo que a mano derecha y tras unas puertas oscuras de cristales, siempre moraban dos o tres grandes perolas sobre un fuego lento, cuya misión era la de mantener constantemente caliente la artillería culinaria de la casa: Callos, michirones, ternera en salsa, lengua, etc.., y que de su permanente mantenimiento ya se ocupaba la Encarna, mujer de Antonio el Guindilla, (cuyo alma reboce de gloria), hembra de buen ver, y buena mano en la cocina. Todo ese repertorio de sabores, y olores variopintos, (imagínense), formaba parte de ese terreno religioso donde nunca escasearía un correntalico de vino escanciado por mano amiga, acompañado de una sopica de ensalada murciana, a eso de la una del mediodía.



En esto que la canícula anunciaba cierto olorcillo a vino en las inmediaciones de la taberna, aparecía sin más explicaciones, nuestro héroe, El Tío Garrampón, con su rastro inconfundible de cerriche* tras su paso y de algún que otro piojito en eso del saludo protocolario, cuando se quitaba la boína*.



Si ese día consiguió en sus idas y venidas realizar algún, “mandao” a cualquier vecina que lo precisase, ya disponía de pecunio honradamente ganado para consumir en su despacho preferido, de lo contrario, existía la seguridad de un repertorio mendicante entre los parroquianos para conseguir sus raciones correspondientes del caldo de vid Jumillano. Ese era el momento en que las buenas gentes de allí, aprovechaban para crear al montruo, al animal que por alguna docenica de chatitos de vino, incordiaba durante toda la tarde y bien entrada la noche, a todas la gentes de bien que a su paso encontrara, como dije en su presensentación no iba más allá de, cuatro pescozones bien daos, al zagal más atrevido, y una asomada de organillo, a toda hembra presente, sin más.



Y allí, en la tabernáculo del tal Guindilla, (el señor lo tenga donde se merece), crecía un día tras otro el vínculo ya legendario del famoso, Tío Garrampón, claro que como todas las leyendas, sus maneras, así como sus correrías nunca sabias hasta que punto eran ciertas, porque el pueblo llano de aquellos entonces era capaz de imaginar y de asegurar acciones de lo más inverosímil, a cargo del sujeto nocturno, siempre en beneficio de alguien o de algo. Como antes dije, para que el rorro de turno hincara la cuchara sin desdoro.



En Alcantarilla, el lugarico, La Ñora y pueblos limítrofes, ya sabían por el reloj de la iglesia, que al pasar de las seis de la tarde, la borrachera del amigo Garrampón, era imponente, y siendo fiel a su cita aparecería en cualquier momento por cualquier esquina, como siempre dejando atrás un reguero de cerriche güertano*.



Y en cuanto a vosotros compañeros, debo dejaros de forma física hasta un próximo momento porque ha llegado la hora de, “tirarle con el horcate”, a un chatíco de vino de mi maestro y mentor, Antonio el Guindilla, (cuya alma repose en la posteridad).



En breve surgirán de nuevo las hazañas del amo de la noche murciana, El Tío Garrampón.



*

Cerriche: Perteneciente a las gramíneas, planta con espiga en la punta que crece normalmente en zona de viñedos y cítricos, en suelos con riqueza en nítricos.



Boína: Con acento en la “i”, que no, boina.



Piojico: Ácaro. Mi padre llegó a contabilizar ocho variedades: Alíco, alicúo, alicancamo, zancúo ronco, cubano, cagatintas y napolitano.



He dicho!.
Volver arriba Ir abajo
Phoeby
Meiga
avatar

Cantidad de envíos : 1782
Fecha de inscripción : 06/07/2009
Localización : Pontevedra

MensajeTema: Re: Borrachera en el Guindilla, pueblo de Alcantarilla.   Mar 18 Ago 2009, 21:20

Jajajajaja Razz ¡¡¡ Qué original!!! Espero la continuación; más, más, más... :cheers:
Te felicito Tachi. Me he pasado un muy buen rato de lectura Very Happy


Biquiños
Phoeby
Volver arriba Ir abajo
Pencho el Duende
Duende
avatar

Cantidad de envíos : 286
Fecha de inscripción : 18/07/2009
Localización : En la taberna de la luna

MensajeTema: Re: Borrachera en el Guindilla, pueblo de Alcantarilla.   Miér 19 Ago 2009, 03:25

Lástima que ese gran tabernero (que en gloria enduendada esté) no fuera duende. Tenía toica la pinta, aparte de ese puntico "picante". ¡Ejem! lo digo por lo de Guindilla. Wink
Y a mí que me suena haber vivido alguna aventurilla parrandera cuando mocico, por semejante, idílico y mágico rincón. drunken

Buena historia, amigo Tachi. Divertidas y peculiares "crónicas de un pueblo" que siempre gusta leer, tan al estilo del gran Miguel Delibes. :cheers:

Sigue, sigue... Voy preparando mi mejor mesa bajo nuestro mágico Sauce, a la espera de la continuación de tan interesante relato. :cheers:

Marchaaaaaaaaaando unos chaticos del 69 y unas tapicas p'a la mesa 13...
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Borrachera en el Guindilla, pueblo de Alcantarilla.   

Volver arriba Ir abajo
 
Borrachera en el Guindilla, pueblo de Alcantarilla.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Camino al "pueblo fantasma"
» impermeabilizacion estilo pueblo
» LAS FIESTAS DE MI PUEBLO
» El pueblo ibérico
» Foro amigo: El pueblo paleta

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Sauce Milenario :: El Mundo Mágico :: La Taberna de la Luna-
Cambiar a: